Super Amara, el primer i-Super